91 590 05 07 info@globalfinanz.es

Superalimentos que ayudan al sistema inmunitario

Una de las formas más efectivas para mejorar nuestras defensas es con los superalimentos que ayudan al sistema inmunitario. Una dieta equilibrada es esencial para luchar contra las enfermedades, pero hay algunos alimentos que son imprescindibles.

El sistema inmunitario es el encargado de protegernos de las enfermedades. Tener unas defensas fuertes es ahora más importante que nunca, pues el coronavirus aún sigue golpeando a miles de personas.

No hay ninguna fórmula mágica para prevenir enfermar por el coronavirus, más allá de seguir las recomendaciones de los expertos: lavarse regularmente las manos, usar gel hidroalcohólico y mascarilla o respetar la distancia de seguridad. Mientras llega una vacuna, la única defensa que tenemos es el sistema inmunitario.

Para prevenir el coronavirus y otras dolencias, es imprescindible cuidar nuestras defensas. Reforzar el sistema inmunitario es aún más importante cuando se acerca el frío, pues comienza la temporada de gripes y resfriados sin que aún se haya ido el coronavirus.

La importancia de la alimentación

La Organización Mundial de la Salud (OMS) explica que una dieta saludable ayuda a protegernos de muchas enfermedades no transmisibles, como la diabetes o el cáncer. Pero una buena alimentación también es imprescindible para fortalecer el sistema inmunitario. Para mantener unas defensas fuertes, hay que tener una dieta variada y equilibrada que incluya todos los grupos de alimentos: frutas, verduras, lácteos, frutos secos…

No obstante, hay algunos alimentos más útiles que otros en la lucha contra las enfermedades. Podemos llamarlos superalimentos que ayudan al sistema inmunitario, porque tienen muchos nutrientes que son especialmente efectivos para reforzar nuestras defensas.

12 superalimentos que ayudan al sistema inmunitario

Algunos de estos superalimentos que ayudan al sistema inmunitario consiguen reducir los síntomas de ciertas enfermedades; otros las previenen. La mayoría de ellos son frutas y verduras, pues son los alimentos que tienen muchos de los activos que benefician a nuestras defensas: vitaminas B12, B6, C y D, el selenio, el zinc…

1. Champiñón

Este hongo tiene un alto contenido en selenio y, entre otras cosas, contribuye a combatir los tumores. También contiene antioxidante, fibra y una alta cantidad de potasio y sodio, dos minerales que controlan la presión arterial.

En general, las setas son ricas en vitamina D, que se encarga de sintetizar los rayos del sol. Por eso, hay que consumirlos cuando nos vaya a dar menos la luz natural.

2. Brócoli

Pese a su mala fama, el brócoli es una hortaliza muy nutritiva. Las vitaminas del grupo B hacen que se absorban las grasas y las proteínas y a que funcione correctamente el sistema nervioso, y el brócoli es rico en varias de ellas (B1, B2, B3, B6…). También tiene minerales como el potasio, el hierro, el fósforo, el selenio o el magnesio.

Por sus nutrientes, es antioxidante y tiene un alto contenido en fibra y ácido fólico. Aún se están investigando todas sus utilidades, pero parece contribuir a prevenir ciertos tipos de cáncer y otras enfermedades, como la diabetes, el colesterol alto o la osteoporosis.

3. Pimiento rojo

Es uno de los alimentos con más vitamina C, incluso más que los cítricos. También posee vitaminas B6 y B9 y aporta múltiples beneficios para la salud. Por ejemplo, tiene propiedades antioxidantes y protege del cáncer de próstata. Además, contiene mucha fibra, por lo que es bueno para la salud del colon, así como para la retención de líquidos y la hipertensión gracias a la vitamina B6.

4. Espinaca

Las verduras de hoja verde tienen propiedades muy beneficiosas para la salud, y especialmente las espinacas. Son ricas en minerales (fósforo, zinc, selenio, hierro…), en vitaminas (B1, B3…), en fibra, ácidos grasos omega-3 y proteínas.

Se ha demostrado que la espinaca es útil para controlar la diabetes, pues reduce los niveles de glucosa y aumenta la sensibilidad a la insulina. También hay estudios que demuestran que puede ser útil para prevenir el asma, gracias a que es rico en beta-caroteno, un antioxidante que se transforma en vitamina A.

5. Yogur natural

Contiene proteínas, zinc y calcio, pero puede aportar muchos azúcares y grasas saturadas. Por eso, lo ideal es tomarlo natural, sin azúcar. El yogur ayuda a mantener el equilibrio en la flora intestinal, que es muy importante para las defensas.

6. Aguacate

Es un fruto con un amplio abanico de beneficios para la salud. Por ejemplo, ayuda a controlar la presión arterial y el colesterol. También tiene propiedades antiinflamatorias, contribuye al cuidado de la piel y a regular los niveles de azúcar en la sangre.

7. Pipas de calabaza

Son uno de los superalimentos que ayudan al sistema inmunitario menos conocidos. Son muy ricas en omega-3, vitaminas y minerales, como el magnesio o el potasio. Sus nutrientes las hacen muy beneficiosas para el buen funcionamiento del corazón y el cerebro, pero también para la salud de la próstata y de los huesos.

8. Jengibre

Consumirlo habitualmente es bueno para los problemas digestivos (náuseas, digestiones pesadas…) y los dolores menstruales. Sus nutrientes lo convierten en un alimento con propiedades antiinflamatorias que también ayuda a mejorar la circulación sanguínea. Hay ciertos ensayos clínicos que han demostrado que contribuye a reducir el riesgo de cáncer de colon. En general, es muy útil para prevenir enfermedades cardiacas y reforzar las defensas del organismo: un superalimento en toda regla.

9. Ajo

Estudios recientes aseguran que el ajo es efectivo para luchar contra diversas bacterias, como la salmonela, y que refuerza la flora microbiana de la placa dental. Aunque no está 100 % confirmado, hay estudios que indican que puede reducir los síntomas de la gripe y de los resfriados.

Para beneficiarse de todas sus propiedades, hay que tomar el ajo crudo, ya sea machacado o cortado en láminas.

10. Pescado azul

Nos referimos al atún, la sardina, la caballa o el boquerón. Son fuentes de vitaminas (D, A, B1, B12, B6…) y minerales, como el fósforo o el calcio. Su principal interés es que son muy ricos en ácidos grasos omega-3. Su consumo habitual (2 o 3 veces a la semana) reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiacas: bajan el colesterol, ayudan a prevenir los infartos y controlan la tensión arterial gracias al omega-3.

11. Ternera

Se trata de una carne blanca, con bajo contenido en grasas y rica en proteínas. Contiene minerales (potasio, hierro o zinc) y vitaminas del grupo B, como la B12. La vitamina B12 permite que se generen glóbulos rojos, así que es muy importante para deportistas o gente con anemia.

12. Ostras

Al igual que el pescado azul, las ostras son muy ricas en ácidos grasos omega-3, por lo que son útiles para controlar el colesterol y, por tanto, para la salud del sistema cardiovascular. Son ricas en hierro, calcio y fósforo y también en elastina, una sustancia que previene las arrugas.

Una alimentación equilibrada

El secreto para un sistema inmunitario fuerte está en una alimentación sana, equilibrada y variada. Es imprescindible comer de todo; pero, si incorporamos a nuestra dieta habitual los superalimentos que ayudan al sistema inmunitario, tendremos unas defensas fuertes y preparadas para combatir cualquier enfermedad.

 

Oficina Madrid

Calle Núñez de Balboa, 114; 3.º
Oficina 18 – 28006 Madrid

Oficina Barcelona

Plaza Urquinaona, 6; 9º planta
08010 Barcelona

Llámanos y te ayudamos

De lunes a jueves: 09:00 a 20:00
Viernes: 09:00 a 15:00